Saltar al contenido
Tipos de Drogas

Alcohol, la droga que consume la mayor parte de la población

Alcohol

A nadie se le escapa la realidad sobre el alcohol, que se trata de una de las drogas legales más presentes y consumidas en el mundo entero. Lo mismo ocurre con la nicotina, una droga que se consume también diariamente y de la que puedes saber más. O también con la cafeína, que está presente en muchos alimentos. Descubre todo sobre la cafeína en este artículo.

En prácticamente todo el planeta el alcohol se presenta como la sustancia de su naturaleza más ingerida a pesar de que una cantidad elevada de ella puede tener graves efectos en el ser humano, así como crear dependencia.

¿Qué es el alcohol?

El alcohol es un término que nace en el campo científico, más en concreto se trata de un compuesto químico que cuenta con un grupo denominado hidróxilo (-OH). Aunque existen varios tipos, el alcohol etílico es la droga que más se consume en todo el mundo debido a que cuenta con una sustancia conocida como etanol. El etanol es el principal componente de este tipo de alcohol y se presenta como un líquido que no tiene color y que se obtiene después de someter a los azúcares a un proceso de fermentación. El alcohol etílico se puede conseguir de dos formas diferentes: por fermentación o destilación:

  • Fermentación: proceso en el que una sustancia normalmente de origen orgánico se transforma en otro elemento más simple. Por ello las bebidas fermentadas suelen tener menor graduación de alcohol, entre los 4 y los 15 grados aproximadamente. En este grupo se encuentran bebidas como la cerveza o el vino.
  • Destilación: en este caso el proceso consiste en separar las diferentes sustancias que se encuentran dentro de una mezcla en estado líquido. Las bebidas destiladas tiene una mayor graduación de alcohol, llegando hasta los 50 grados de forma habitual. Algunas bebidas de este tipo son el ron, la ginebra o el orujo.

alcohol-1

El origen del alcohol

Los primeros indicios de la presencia de alcohol en la sociedad datan del neolítico, exactamente en China. Allí es donde se han encontrado los primeros rastros de alcohol en una bebida fermentada preparada con uvas, vayas, miel y arroz que se consumía entre los años 7000 y 6650 antes de Cristo. En esos mismos tiempos otras bebidas también se comenzaron a consumir en distintas partes del planeta. En Georgia, en 6000 antes de Cristo, comenzó la producción del vino, mientras que en el Antiguo Egipto se consumían en 3150 antes de Cristo.

A su paso por Europa el alcohol se transformó en una bebida frecuente por parte de la sociedad de la Edad Media. No había ninguna clase social que no pudiera disfrutar del alcohol e incluso el clero podía beberlo de manera diaria en grandes cantidades. El alcohol siguió estableciéndose como una bebida habitual era tras era hasta llegar a la época moderna. Entre 1500 y 1800 personas de distinto pensamiento político o social, como John Calvin y Martin Luther, coincidían en que el alcohol era una bendición. La iglesia católica coincidía en ello y remarcaba que el alcohol era un regalo de Dios, pero al mismo tiempo emborracharse hasta un estado elevado era visto como un pecado.

El alcohol es una bebida que se consume en estado líquido, sin embargo existen otras, y también legales, que se aplican a la piel como la estorides, y de la que puedes leer más. O existen otras formas para ingerirlas, como por ejemplo en forma de medicamento como la codeina o la metadona. Si quieres saber todo sobre la codeína puedes tener más información o sobre la metadona también puedes saber más.

Efectos del alcohol

El alcohol etílico o etanol se utiliza de diferentes formas y en varios sectores dependiendo de los efectos deseados. Aunque el uso recreativo es el más común, también se utiliza dentro del sector de la medicina.

Efectos recreativos

El alcohol actúa en el ser humano como depresor. Por ello, se trata de una droga depresora.  Existen otras drogas que tienen estos efectos como la heroína, la metadona de la que puedes continuar leyendo aquí o las benzodiacepinas de las que puedes saber todo en este artículo.

Lo habitual es que en pequeñas dosis las personas experimenten un estado de euforia, mientras que en altas dosis puede ser más dañino. La forma de influir en el consumidor dependerá también de las características físicas de la persona, su edad o de la rapidez con la que se haya bebido.

  • Desinhibición.
  • Euforia.
  • Mayor sociabilidad: con capacidad para mostrar afecto de una manera más libre dejando atrás las barreras del comportamiento habitual.

Efectos médicos

El alcohol también es una sustancia común dentro del campo de la medicina. Principalmente se utiliza como antiséptico, ya que sus propiedades, ayudan a combatir los virus y las bacterias con usos añadidos como:

  • Eficacia en la lucha contra los hongos.
  • Antiséptico.
  • Desinfectante.

alcohol-2

Consecuencias del alcohol

Normalmente el consumo de alcohol deriva al consumidor hacia una serie de fases establecidas dependiendo del volumen que se ingiera, en las que puede haber un momento de relajación y también otro de pérdida del razonamiento o del aumento de la violencia. Podemos dividir las consecuencias dentro de una división de corto plazo y otra de largo plazo, entendiendo mejor así lo que supone ingerir alcohol de manera frecuente:

Problemas a corto plazo

Se dan combinados con los propios efectos que buscan quienes toman alcohol de forma recreativa y dependen en gran manera de cada uno de los consumidores y de la resistencia de su organismo:

  • Dificultades en el habla.
  • Incapacidad para recordar lo ocurrido durante el periodo en el cual se ha estado bajo la influencia del alcohol.
  • Visión borrosa.
  • Conductas agresivas.
  • Ausencia de coordinación motora.
  • Somnolencia.
  • Apatía.
  • Periodos de inconsciencia o pérdida del conocimiento: todo dependiendo del volumen de alcohol que se haya bebido.

Problemas a largo plazo

La adicción al alcohol puede aparecer de manera impredecible al ser su consumo demasiado familiar y rutinario, llevando a que las personas se expongan a consecuencias como las siguientes:

  • Diarrea, vómitos o dolores de estómago.
  • Dolores de cabeza como parte del efecto del día siguiente.
  • Problemas respiratorios.
  • Enfermedades cardiovasculares.
  • Problemas en el hígado con capacidad para desarrollar enfermedades mortales.
  • Influencia negativa en el sistema nervioso central.
  • Úlceras y gastritis con efecto posterior de desnutrición.
  • Derrames cerebrales.
  • Intoxicación etílica crónica.

Además de los problemas en el organismo, el alcohol puede traer consecuencias graves en el aspecto social y cambiar la manera en la que su consumidor se relaciona con sus conocidos y familiares. Quienes tienen adicción al alcohol son más propensas a tener problemas familiares debido a que se pueden volver más violentas, agresivas o intolerantes. La adicción al alcohol también produce problemas laborales, ya que produce una menor productividad y una menor capacidad para concentración.

Adicción al alcohol

Dependiendo del contexto y del grado de adicción las personas que sufren adicción a esta droga se pueden catalogar en distintos tipos en base a la clasificación realizada por Jellinek:

  • Alpha: consumidor que bebe en grandes cantidades con la intención de reducir los efectos de una enfermedad física o mental. Un bebedor de dependencia alpha no tiene porqué ser adicto.
  • Beta: personas que se exponen a sufrir problemas derivados de la bebida en base a consumos intermitentes en gran medida que se realizan en un entorno social. Su nivel de dependencia es muy bajo.
  • Gamma: son los alcohólicos de tipo crónico, los que además han desarrollado una fuerte tolerancia y necesitan ingerir alcohol de una manera constante. Suelen emborracharse antes o después.
  • Delta: son adictos y beben de forma compulsiva, pero no se emborrachan ni caen en los efectos de la bebida.
  • Epsilon: son casos de personas que no tienen necesidad constante de beber, dado que lo hacen de forma periódica, pero cuando lo hacen no tienen control.

En todos los casos al ser conscientes de poder encajar en una de estas categorías se recomienda hablar con un especialista para intentar delimitar el consumo de alcohol a niveles más convenientes.

El consumo excesivo de alcohol es peligro, a la par que puedes provocar adicción. Sin embargo, hay otro tipo de drogas que con una menor dosis de consumo pueden ser mucho más adictivas. Un ejemplo de este tipo son las benzodiacepinas, de las que puedes continuar leyendo en https://tiposdedrogas.online/benzodiacepinas/.

Vídeo sobre los efectos que produce el alcohol en el cuerpo humano:

 

Fuentes y referencias: 

DMCA.com Protection Status

Alcohol, la droga que consume la mayor parte de la población
4.3 (85%) 4 vote[s]