Benzodiacepinas, la droga que calma la ansiedad

Benzodiacepinas, la droga que calma la ansiedad

Aunque puede que no seamos conscientes, seguro que conocemos a mucha gente que ha recurrido alguna vez en su vida a la ingesta de benzodiazepinas. Bien porque ha sido el médico quien se la ha ofrecido, o porque al final la han visto como una salida fácil a cualquier problema mínimo de ansiedad, la benzodiazepina en su forma de medicamento está mucho más presente de lo que creemos. Pero lo verdaderamente importante, y sobre todo si se plantea la opción de tomar benzodiazepina es, ¿sabemos realmente ante qué sustancia nos encontramos?

¿Qué son las benzodiacepinas?

La benzodiazepina es un medicamento psicotrópico (o lo que es lo mismo, que actúa sobre el sistema nervioso central) que generalmente se suele utilizar por sus efectos sedantes y relajantes. Se utiliza principalmente como ansiolítico, y es por ello que se suele hacer uso de ella. No obstante, también tiene muchas otras aplicaciones clínicas.

Suele suministrarse por vía oral en la forma de Diazepam o Tranxilium, entre otros, pero hay ocasiones en las que puede administrarse por vía intravenosa, puesto que así su efecto llega de una manera más rápida. Actúa como antagonista del GABA (ácido gamma-aminobutírico), que es un neurotransmisor que consigue no sobrecargar el cerebro mediante la reducción de la transmisión de impulsos nerviosos. Así, cuando se toma benzodiazepina esta consigue que el GABA ejerza de una manera más fuerte su función en nuestro sistema y deriva en un efecto depresor sobre él. Otra de las drogas que tienen un efecto depresor son la heroína, de la que puedes saber más en https://tiposdedrogas.online/heroina/, también lo es la metadona de la que puedes aprender en esta página y el alcohol del que puedes conocer todos los detalles aquí.

benzodiacepinas-1

Historia de la benzodiazepina

A mediados de los años 50 la clorpromazina (o el thorazin, como se conocía al medicamento que la contenía) triunfaba entre los fármacos por sus efectos antipsicóticos para uso, por ejemplo, en pacientes con esquizofrenia. Eso fue lo que animó al famoso laboratorio Roche para crear nuevos fármacos innovadores que incluyeran compuestos que no se hubiesen utilizado hasta entonces. Fue en ese momento cuando el químico Leo Sternbach puso en marcha la primera benzodiazepina con el compuesto conocido como clordiazepóxido, la cual se comercializó bajo el nombre de Librium.

A partir de ahí, a principios de los 60 el laboratorio lanzó el fármaco más exitoso de esa época bajo el nombre de Valium (diazepam) y se comercializó en muchísimas partes del mundo cosechando millones de dólares en ventas. Años más tarde el legado de la benzodiazepina siguió hacia adelante y estas se fueron vendiendo bajo sus diferentes químicos con distintos nombres que siguieron cosechando ventas y sustituyendo definitivamente a los barbitúricos.

¿Cuáles son los efectos de las benzodiacepinas?

Si bien la benzodiazepina es, por su composición, una droga totalmente legalizada, tiene que administrarse siempre de una forma adecuada y regulada para que los usuarios se puedan beneficiar de sus efectos dentro de un contexto controlado.

Puedes conocer todas las drogas que son legales aquí.

Efectos médicos

El uso más conocido de la benzodiazepina es su poder sedante y calmante ante casos de ansiedad. No obstante, al ser una droga tan amplia tiene otros muchos usos que es importante conocer, entre los que se incluyen:

  • Es útil ante casos de insomnio a corto plazo.
  • Se utiliza como anestesiante.
  • Las personas epilépticas pueden usarlo para paliar las convulsiones, puesto que ante crisis epilépticas pueden salvarles la vida.
  • Resultan muy útiles para los pacientes que se encuentran en la UCI y que respiren artificialmente o tengan dolores muy fuertes.
  • Son útiles para tratar la dependencia alcohólica en personas con problemas severos de alcoholismo.
  • Son un fuerte relajante muscular.
  • Ante trastornos bipolares pueden servir para tranquilizar inmediatamente.
  • Se usan en la práctica veterinaria para luchar contra diferentes trastornos en los animales.

Efectos recreativos

Como toda droga, la benzodiazepina tiene usos médicos muy útiles, pero no siempre sirve únicamente para este menester: Hay consumidores que hacen uso de ellas para aumentar todavía más el momento de excitación de otras drogas generalmente ilegales como los opiáceos. Ante el consumo recreativo las benzodiazepinas son fáciles de machacar y conseguir que se conviertan en polvo para que sea más sencilla su mezcla. Los efectos que proporciona bajo uso recreativo son:

  • Euforia, creciendo si se combina con otras drogas, algo que realizan especialmente los jóvenes.
  • Aumento de la sociabilidad con mayor capacidad para abrirse emocionalmente a los demás. Lo mismo ocurre con la nicotina o la cafeína. De la nicotina puedes tener todos los detalles a través de este enlace y sobre la cafeína en esta página.

benzodiacepinas-2

Consecuencias de las benzodiazepinas

Como ocurre con sus efectos, las  benzodiazepinas tienen diferentes consecuencias y efectos secundarios dependiendo de si se habla de su uso médico o recreativo. Bajo un uso prolongado puede derivar en generar adicción en el consumidor.

Problemas bajo un uso medicinal

Aunque se consuma bajo control de un especialista, se pueden dar consecuencias como las siguientes:

  • Depresión.
  • Deficiencias cognitivas como problemas de memoria.
  • Mareos, náuseas y dolor de cabeza.
  • Ataques de pánico.
  • Vértigo.
  • Visión borrosa.
  • Ictericia
  • Confusión.
  • Dolor de pecho
  • Somnolencia y pesadillas.

Ante una situación en la cual se sufran los efectos de las benzodiazepinas de una manera notoria y sean demasiado frecuentes será recomendable consultar con el médico encargado de la supervisión por si resultara conveniente realizar una modificación del tratamiento.

Existen otras drogas que se utilizan con fines medicinales como los asteroides o la codeína. De los esteroides puedes seguir informándote aquí y sobre la codeína en esta web.

Problemas del uso recreativo

La falta de control en el uso de las benzodiazepinas de manera recreativa puede derivar en este tipo de consecuencias graves, especialmente consumiéndola a largo plazo:

  • Pérdida casi total de la conciencia y de la voluntad dejando al consumidor expuesto ante cualquier tipo de peligro.
  • Causa un sueño profundo incontrolable e inevitable.
  • Cambios de humor e incluso de carácter ligados a la agresividad.
  • Toma de decisiones sin control ni uso de la razón.
  • Coma profundo.
  • Debilidad en los huesos y sensación de poca capacidad muscular.

Las benzodiazepinas y su relación con el cáncer

Esta droga ha protagonizado fuertes debates en el sector médico por su supuesta relación con la aparición de casos de cáncer entre los pacientes que la consumían. A lo largo de las últimas décadas distintos estudios han aportado información y pruebas atribuidas a los dos lados de la ecuación. Un estudio de 1982 destacó cómo existía relación entre el consumo de benzodiazepinas, en especial las pastillas dirigidas a eliminar el insomnio, y la aparición de distintos tipos de cáncer, incluyendo de pulmones, cerebro, vejiga, mama e intestino. Posteriormente, tras la aprobación de la posibilidad de usar los fármacos que utilizan esta droga, se han ido publicando estudios que han corroborado que no existe ningún tipo de relación con el cáncer.

No obstante, en la última década han continuado los estudios y las investigaciones y todavía hoy día no hay una puesta en común de las opiniones de los científicos, que se dividen entre las opiniones que liberan a las benzodiazepinas de toda responsabilidad y las que las condenan. Se trata de un aspecto que continuará en desarrollo hasta que la comunidad científica pueda dar con una conclusión definitiva.

Vídeo sobre los efectos de las benzodiacepinas en el cuerpo:

Fuentes y referencias: 

DMCA.com Protection Status