Saltar al contenido
Tipos de Drogas

Cafeína, la droga que tomamos desde niños

header-cafeina

Desde que somos pequeños vemos cómo nuestros padres consumen cafeína a diario en sus tazas de café, vemos cómo la consume mucha gente a nuestro alrededor en conocidos refrescos (e incluso nosotros mismos) y vemos cómo también muchas personas la toman en el té (donde también está presente, pues la teína es una molécula de cafeína). Por tanto, se trata de una droga legalizada. No obstante, el quid de la cuestión es ¿sabemos lo que estamos ingiriendo cuando tomamos cafeína? ¿sabemos qué pasa en nuestro organismo cuando la ingerimos y qué podría pasar si abusamos de ella?

¿Qué es la cafeína?

La cafeína es un alcaloide, lo cual significa que es un compuesto sintetizado que viene de una planta, que pertenece al grupo de las xantinas y, a su vez, al grupo de los estimulantes menores. Por tanto, se trata de una droga legal psicoactiva, actuando directamente en el sistema nervioso central para aumentar durante un período de tiempo los niveles de alerta y de energía, eliminando así la somnolencia. Actualmente es la sustancia psicoactiva más consumida de forma internacional, y no tanto por el consumo de café, sino por ser uno de los compuestos presentes en refrescos de todo tipo de marcas. Por tanto, ya sea ingerida de una u otra manera, la gran mayoría de las personas incluye la cafeína como uno de los componentes de su rutina diaria para poder afrontarla con energía.

La cafeína no es la única droga estimulante, de este tipo existen otras. Por ejemplo, la cocaína de la que puedes conocer todos los detalles en esta web, o también el speed del que puedes saber todo aquí. El éxtasis también pertenece a este grupo y de esta droga puedes saber más en tiposdedrogas.online/extasis-mdma/ y también la nicotina, de la que puedes saber todo en este enlace.

cafeina-1

El origen de la cafeína

Hay distintas maneras de entender cómo la cafeína se extendió hasta convertirse en una de las drogas más comunes y mejor aceptadas del mundo entero.

Su origen dentro del té

Al retroceder en el tiempo más allá de lo que los libros cuentan se puede descubrir el origen de las primeras bebidas que incluyeron cafeína. El punto de partida sitúa la historia en China, donde el emperador Shennong descubrió las maravillas del té en el momento en el cual unas hojas cayeron en un vaso de agua hirviendo. Al principio le molestó que eso hubiera ocurrido, pero cuando probó el sabor del agua con las hojas descubrió que tenía unos matices restauradores y una fragancia que resultaba irresistible. A partir de ahí el té se convirtió en una bebida que ganó cada vez más popularidad.

Su origen en el café

En el Yemen, en Arabia del Sur, se comenzó a consumir café en los monasterios Sufi a lo largo del siglo XV. Su popularidad era elevada por los efectos que proporcionaba, por cómo permitía estar alerta de una manera sorprendente, casi pareciendo que proporcionaba poderes a quienes lo bebían. Este éxito lo llevó a otras regiones del mundo, como Egipto. Medio siglo después, ya en el XVI, cautivó a la sociedad persa y turca, mientras que a partir de aquí puso rumbo hacia Europa, siendo los italianos los primeros en probar el café. La forma en la que el café fue aceptado en toda Europa llevó a que se trasladaran plantas de café por el mundo entero.

Su origen químico

El químico Friedlieb Ferdinand Runge fue en 1819 el primero que aisló la cafeína en una forma absolutamente pura, dándole el nombre de Kaffebase. Otros químicos realizaron similar descubrimiento en esa misma época, lo que llevó a que se generaran debates en relación a su descubrimiento. En el año 1821 se descubrió la sustancia cristalizada en el café mientras se estaban buscando otras sustancias medicinales. Por aquellos tiempos el café se usaba a modo de medicina como sistema para reducir las fiebres en los enfermos. Unos años después, el entusiasmo del químico M. Oudry le llevó a descubrir a aislar la teína del té y pensar que había descubierto algo absolutamente innovador que acabó siendo la cafeína que ya conocíamos. Hasta 1895 no se produjo la sintetización química de la cafeína, un trabajo que permitió que el químico Hermann Emil Fischer dejara huella en la comunidad.

Efectos de la cafeína

Las drogas de consumo legalizado tienen una serie de beneficios para la salud siempre y cuando se tomen de forma regulada y no se realice un abuso de las mismas que pueda llevar a sentir dependencia. La cafeína cuenta con los siguientes efectos:

  • Poderes antioxidantes que promueven la correcta circulación sanguínea.
  • Disminución de las opciones de sufrir cáncer de mama.
  • Protección del organismo del desarrollo de ciertos tipos de diabetes.
  • Capacidad para paliar el cansancio, reducir la fatiga e incrementar las posibilidades de estar alerta para que ninguna situación sorprenda.
  • Reduce el dolor de cabeza, motivo por el cual está tan presente en muchos fármacos destinados a ello. Tomada en exceso podría conseguirse justamente el efecto contrario.

En lo que respecta a su consumo en niños, es recomendable que no se ingiera por parte de menores de doce años, aunque son muchas las ocasiones en las que se ha estudiado que una dosis normal de cafeína no produce ningún efecto nocivo en la salud del menor.

cafeina-2

¿Para qué sirve la cafeína?

El uso más extendido de la misma es ingerirla a modo de sustancia para aumentar el rendimiento. Cuando se necesita aguantar despiertos y estar lo más espabilados posible, la cafeína consigue mantener la efectividad a buenos niveles tanto de manera física como intelectual. Por algo es la mejor aliada de los estudiantes en época de exámenes. Sus efectos duran entre 3 y 6 horas de media, aunque dependiendo de la constitución esto podría variar. Sin embargo, hay otras drogas que se consumen por adicción a ellas y están normalizadas. Como puede ser el caso de la nicotina o el alcohol. Continúa leyendo sobre el alcohol en https://tiposdedrogas.online/alcohol/ o sobre la nicotina.

También se considera útil cuando hay que enfrentarse a conducción nocturna (o en condiciones que podrían crear somnolencia), aunque siempre siendo conscientes de que hay que hacer las paradas necesarias y que, ante el mínimo atisbo de dar una cabezada, se debe interrumpir la conducción. Tomar cafeína ayuda a paliar los efectos que causa el alcohol y para mejorar en cierta medida el rendimiento de una persona que tiene que enfrentarse a competiciones deportivas. No obstante, el Comité Olímpico limita el consumo de cafeína antes de los grandes eventos deportivos.

En cuanto a los usos son muy diversos, algunas se utilizan para fines medicinales como es el caso de las asteroides, benzodiacepinas, la codeína o la metadona. En esta página puedes saber todo sobre esteroídes, puedes leer más sobre la codeína o haciendo click aquí puedes conocer todo acerca de la metadona.

Consecuencias del abuso de la cafeína

El consumo de la cafeína en altas dosis puede acarrear consecuencias nocivas para la salud que nunca se deben olvidar para evitar sufrir problemas derivados de ello:

  • Puede causar problemas cardiovasculares y posibles taquicardias en el individuo que toma una dosis más elevada de lo que es conveniente. Esto ocurre sobre todo en los casos de personas no habituadas a su consumo.
  • Insomnio, cierta excitación y nerviosismo que puede acentuarse mucho más dependiendo de las condiciones físicas.
  • Arritmias cardíacas, desvaríos o contracciones musculares totalmente involuntarias y, como tal, muy difíciles de controlar.
  • Intoxicación en grandes cantidades, con efectos similares a los del abuso de la ketamina, incluyendo pánico, ansiedad y delirios.
  • Las mujeres lactantes pueden producir problemas a sus hijos porque se filtra a la leche materna. Los recién nacidos, así como los niños muy pequeños, no son capaces de eliminarla rápidamente de su metabolismo y sufren nerviosismo, ritmo cardíaco acelerado, sensación de irritabilidad, falta de sueño o incluso de apetito.

La cafeína es una droga legal de baja potencia, que tiene efectos que pueden resultar positivos para la salud, pero solo si se ingiere de una manera controlada y con control. Al fin y al cabo, no deja de ser un estimulante que puede crear adicción y dependencia. Es importante intentar poner a prueba al organismo para ver si es capaz de pasar las horas o incluso los días sin ingesta de cafeína para comprobar que no existe una dependencia de ella.

Vídeo sobre los efectos de la cafeína:

Fuentes y referencias: 

DMCA.com Protection Status

Cafeína, la droga que tomamos desde niños
4.6 (92%) 5 vote[s]