Drogas depresoras: descubre cuáles son y sus efectos

Drogas depresoras: descubre cuáles son y sus efectos

Debido a los numerosos efectos que causan en el organismo, las drogas se han convertido en sustancias frecuentes en la sociedad en la que vivimos. Hay distintos tipos en los que se pueden clasificar las drogas, representando las drogas depresoras uno de los grupos más conocidos. Se trata de un tipo de droga muy consumido, puesto que tienen un efecto sedante y relajante. Aunque pueden tener uso terapéutico, también es frecuente que estas drogas se consuman de manera lúdica, lo que puede traer consecuencias graves para el organismo. A su vez, las drogas se dividen en legales e ilegales. Puedes aprender todo sobre las legales en este enlace o también puedes averiguar todo sobre las ilegales en este artículo.

¿Qué son las drogas depresoras?

Siempre que se habla de drogas depresoras, se está haciendo referencia a un tipo de sustancia cuyo principal efecto está representado por sus funciones inhibitorias, con las que producen cambios significativos en las principales funciones del cerebro. En realidad este tipo de drogas disminuyen la actividad cerebral de las personas que las toman, actuando como sedantes o relajantes e impidiendo que puedan llevarse a cabo actividades de manera normal.

Lo que se quiere decir con esto es que las drogas depresoras ralentizan la actividad que se produce en el sistema nervioso, siendo por ello que se utilizan en dos ámbitos: por un lado el sanitario y por otro el lúdico, de ocio o recreacional. En el primero de los casos lo habitual es que los especialistas receten este tipo de sustancias a modo terapéutico para tratar ciertas enfermedades, molestias o dolores. Entendemos como drogas depresoras englobadas en este primer grupo sustancias como ansiolíticos o tranquilizantes. Por su parte, cuando se consumen de manera opcional y de forma lúdica sin supervisión de un especialista, estas drogas pueden tener otros efectos. Si bien el efecto a corto plazo es el mismo, sin el control de un experto pueden crear dependencia y adicción, además de derivar en una diversa índole de problemas al ser, en algunos casos, sustancias de consumo ilegal. Para entender cuáles son algunas de las drogas que entran en este segundo grupo de consumo podemos mencionar el alcohol o la heroína.

En la actualidad las drogas depresoras se consumen menos de manera recreacional que las drogas estimulantes, puesto que los efectos que las primeras tienen en el cuerpo son menos gratificantes. Sin embargo, en la actualidad se están poniendo de moda y muchos estudios determinan que tanto las bebidas alcohólicas como la heroína son las drogas más consumidas en prácticamente todo el mundo.

Tipos de drogas depresoras

Al igual que ocurre con otras muchas sustancias similares, las drogas depresoras también pueden clasificarse en varios tipos según el origen del que provienen. Además, existen clasificaciones según el efecto que tengan o el uso, sin embargo lo habitual es que se atienda al origen de estas drogas, puesto que va a ser el que va a determinar los efectos que tendrán en el ser humano. Así se pueden determinar tres tipos de drogas depresoras: las de origen natural, semisintéticas y sintéticas.

  • Naturales: son aquellas que se obtienen directamente de la naturaleza y tienen efectos por sí mismas sin que haya que modificarlas químicamente. Se consumen de forma habitual por parte de todo tipo de personas.
  • Semisintéticas: en este caso las drogas de origen natural son llevadas a los laboratorios para someterse a un proceso químico a través del cual se elaborará una sustancia diferente con otros efectos, normalmente más acusados. La heroína es el mejor representante de esta categoría.
  • Sintéticas: son las que se elaboran directamente a partir de procesos químicos dentro de un laboratorio sin que tengan de base una sustancia extraída de forma natural. Entre las drogas más populares de este tipo se destaca la metadona.

depresoras-1

Los efectos de las drogas depresoras

Dependiendo del tipo de sustancia que se consuma los efectos variarán de una droga a otra, aunque es cierto que muchos de ellos son comunes en todas las sustancias depresoras que se conocen y que se encuentran en el mercado, tanto el legal como el ilegal. Las drogas depresoras suelen disminuir la ansiedad en las personas, llevándolas a un estado de calma y bienestar. También es común que produzcan cierto grado de somnolencia, sobre todo si se consumen en grandes dosis, además de hacer que el ser humano tenga sensación de aturdimiento y sus músculos se relajen casi por completo.

En algunos casos los efectos relajantes se pueden ver complementados por molestias como náuseas o fatigas, mientras que también es frecuente que debido al efecto sedante se reduzca la velocidad a nivel de reflejos y capacidad de movimiento. Además de estos efectos comunes, según si el consumo se produce a corto o largo plazo se puede hablar de otros factores más concretos:

  • A corto plazo: son los efectos que aparecen justo después de tomar la droga. Lo habitual es que se ralentice la función cerebral rápidamente y se disminuya la respiración y la presión arterial. Así mismo, también aparece una falta de concentración y problemas en la memoria. Puede haber consecuencias a nivel fisiológico, como la incapacidad para orinar, presentar pupilas dilatadas o incluso producirse cuadros febriles. En el caso de que se tomen drogas depresoras con una dosis más elevada, los principales efectos a corto plazo son problemas en la coordinación, irritabilidad o paranoia.
  • A largo plazo: en los consumos prolongados sin supervisión médica los efectos pueden ser graves. Las drogas depresoras crean adicción, por lo que el ser humano necesitará cada vez más dosis. Se pueden producir cuadros de depresión, fatiga crónica, problemas sexuales, ansiedad, alteración del sueño o desarrollo de enfermedades como la diabetes.

Algunas de las drogas pueden provocar alucinaciones, como por ejemplo las drogas psicodélicas. Puedes leer sobre ellas en https://tiposdedrogas.online/psicodelicas-perturbadoras/.

Ejemplos de drogas depresoras

Existen muchos tipos de drogas depresoras, siendo las más comunes la heroína, el alcohol, la benzodiacepina y la metadona. ¿Qué es necesario saber de cada una de ellas?

  • Heroína: se trata de una sustancia muy adictiva e ilegal que se obtiene a partir del procesado de la morfina. Lo habitual es que la heroína se extraiga de unas pequeñas semillas de las amapolas. Se suele presentar en forma de polvo blanco de sabor amargo y normalmente se consume aspirándola o fumándola, aunque también se puede inyectar en vena haciendo uso de una jeringuilla. Los principales efectos de la heroína son: somnolencia, apatía, disminución de la presión arterial y la respiración, náuseas, vómitos o dificultad para realizar actividades físicas. De este tipo de droga puedes saber todo aquí.
  • Alcohol: es un compuesto químico. Un líquido incoloro con un olor característico y soluble. Es una sustancia psicoactiva que se consume con regularidad en buena parte de la población. Daña algunos órganos del cuerpo como el páncreas, el estómago o el hígado, pudiendo provocar el desarrollo de cáncer a largo plazo. También causa dificultad para orinar, problemas de erección en el sexo masculino, estreñimiento, alteración del sueño o un mal rendimiento mental como efectos más comunes. También puedes leer más sobre el alcohol.
  • Benzodiacepina: un medicamento que se utiliza para combatir la ansiedad o a la hora de tratar algunos tipos de neurosis. Tiene un efecto sedante y es muy efectivo si se toma a corto plazo durante no más de cuatro semanas. Entre sus efectos destacan problemas de memoria, mareos, irritabilidad, depresión, agresividad, dolores de cabeza, náuseas o cambios de humor repentinos. Si quieres, puedes tener más información sobre la benzodiacepina.
  • Metadona: sustancia que se usa para tratar el dolor y en tratamientos para personas que han sido adictas a alguna droga. Es un fármaco que se hace efectivo entre uno y seis meses. Puede provocar bradicardia, contracción de pupilas, relajación muscular, aumento de la temperatura, problemas respiratorios o un mayor grado de nivel de azúcar en sangre. Suele presentarse como un líquido de sabor amargo. Toda la información sobre la metadona en este link.

depresoras-2

Consecuencias de las drogas depresoras

Las drogas depresoras suelen provocar graves consecuencias en las personas que las consumen a largo plazo, especialmente si se llega a crear una relación de adicción con ellas. ¿Cuáles son las principales consecuencias?

  • Cansancio, mareos o somnolencia
  • Destrucción de las neuronas
  • Cambios en la función cerebral
  • Alteración de la comunicación
  • Fallo de concentración, mala memoria o mayor lentitud al procesar los pensamientos
  • Disminución de la respiración o el ritmo cardíaco
  • Síndrome de abstinencia: los efectos son insomnio, vómitos, diarrea, dolores musculares y óseos, ansiedad, inquietud

La relación de efectos positivos-negativos de las drogas depresoras es sensible y siempre se establece alrededor de una fina línea, lo que significa que un profesional de la medicina debe supervisar su consumo en todo momento.

Vídeo sobre qué son y tipos de drogas depresoras:

Fuentes y referencias: 

DMCA.com Protection Status