Dietilamida de ácido lisérgico, lsd, el cerebro bajo el efecto de una droga psicodélica

Dietilamida de ácido lisérgico, lsd, el cerebro bajo el efecto de una droga psicodélica

La dietilamida de ácido lisérgico o LSD es una de las drogas ilegales más consumidas en términos recreativos por no generar adicción entre quienes la consumen. No obstante, bien es sabido que sus efectos alucinógenos dejan paso a una serie de factores que pueden llegar a afectar a sus consumidores. Las siglas que la representan, que a su vez es el nombre más común con el cual conocerla, proceden del término alemán Lysergsäure-Diethylamid. Otra de las drogas más consumidas son la cocaína o la heroína. Obtén toda la información de la cocaína aquí o de la heroína en este link. También hay otras que se están haciendo conocidas como el popper, del que puedes saber más.

Para leer todo sobre las drogas ilegales ve aquí.

¿Qué es el LSD?

Conocida con distintos nombres, todos ellos llevan hacia la misma droga, un potente alucinógeno capaz de que quienes la consumen vean todo tipo de elementos propios de la surrealidad. El LSD, también conocido como lisérgida, como ácido, como LSD-25 o como dietilamida de ácido lisérgico, encaja dentro de la categoría de drogas ilegales y a su vez en la de drogas psicodélicas y perturbadoras. Que no produzca adicción ha llevado a que su consumo se extienda entre todo tipo de personas, utilizando para ello distintas formas de presentación, desde inyecciones hasta cápsulas o gelatinas. Para su obtención se utiliza la ergolina y el hongo cornezuelo del centeno, dando como resultado una sustancia que no tiene olor y cuyo color suele ser el blanco. Por mucho que no cause adicción, sí que puede llegar a derivar en efectos drásticos que incluyen la muerte. Además, esta droga pertenece al grupo de las drogas psicodélicas-perturbadoras. Si quieres saber qué son las drogas psicodélicas, hazlo en este enlace. Estas drogas no son las únicas que pertenecen a este grupo, también la marihuana, de la que puedes saber todo aquí.

La presentación del LSD

A diferencia de otras drogas, hay que decir que no existen varios tipos de LSD, aunque cambia la forma de presentarse y la dosis que incorpora. Según la concentración de LSD que tenga, el tripi puede tener mayores o menores efectos en la persona que lo consume.

Se presentan habitualmente en pequeñas formas de cuadrados que a menudo tienen dibujos, que son los que darán nombre a los diferentes tripis para conocer la concentración de LSD que tienen. Esta concentración se mide en microgramos, que pueden ir desde los LSD más bajos de unos 25 mcg hasta los más potentes que pueden llegar a los 300. Hay una gran variedad de tripis según esta concentración. Por poner algunos ejemplos, uno de los más conocidos y potentes es el Alien, que llega a tener hasta 200 mcg y su principal efecto es una radical alteración de los colores en el momento en el cual se consume. Otro LSD conocido es el Black Star, con una concentración menor de alrededor 150 mcg, siendo para consumidores que cuentan con una mayor experiencia debido a que produce alucinaciones de forma continuada.

De entre los modelos de LSD con menor concentración se puede destacar Lucy, que tiene alrededor de 50 mcg y lo que produce habitualmente es un gran estado de euforia, pero cuyas alucinaciones son menores o a veces inexistentes. El Ying Yang es uno de los LSD más equilibrados, de entre 100 y 125 mcg. En tiempos recientes también se ha impuesto la moda de la microdosis con la que aumentar la resistencia, creatividad y buen humor para soportar hasta los días de trabajo más intensos, pero sin sufrir alucinaciones.

lsd-1

El origen del LSD

Para conocer con exactitud el origen de la dietilamida de ácido lisérgico hay que remontarse al año 1938. Fue en esa fecha cuando Albert Hofmann, famoso químico suizo de la época, pudo sintetizar por primera vez esta sustancia. En ese momento se encontraba investigando los alcaloides que pertenecen a la ergolina y de los que realizó multitud de pruebas. Sintetizó numerosos derivados hasta que llegó al número 25, que no fue otro que la dietilamida de ácido lisérgico y aunque la probó con animales, no pensó que sus efectos pudieran resultar beneficiosos a la sociedad. Lo único que comprobó en los animales fue que su comportamiento cambió, adoptando un estado de inquietud que no resultaba propio. Pero no fue suficiente para llamarle la atención y Hofmann optó por entender que había llegado a un camino sin salida.

Eso no impidió que en 1943 por lo que él denominó “un presentimiento curioso” , volviera a trabajar con la sustancia. Había algo que le arrastraba a seguir trabajando en ello, una señal de que detrás del LSD-25 se podía encontrar un gran descubrimiento. Mientras seguía trabajando con el compuesto se comenzó a sentir mal y entró en un estado extraño en el cual tuvo alucinaciones, vio imágenes de colores que parecían sacadas de un gigantesco caleidoscopio y se encontró cara a cara con cosas que lógicamente no podían ser reales. Después dedujo que parte de ese LSD había sido absorbido por su piel debido al contacto constante. Ese accidente le indicó que indudablemente el LSD-25 escondía algo. Para comprobarlo eligió un día en el cual con supervisión de su asistente tomaría una dosis de LSD y pondría a prueba sus efectos. Esa prueba fue conocida como “el día de la bicicleta” y lo cambió todo sobre la droga. Inicialmente la experiencia de Hofmann fue mala, pero a medida que pasó el rato su “viaje” resultó placentero y agradable. No obstante, su informe describía una serie de incidentes terribles en los que había todo tipo de ideas surrealistas, como que los muebles de su casa le hablaban (entre otras locuras).

Efectos del LSD

Debido a su composición química el LSD puede producir diferentes efectos que se dividen en tres grupos: psicológicos, físicos o sensoriales. El consumir este ácido el principal afectado es el Sistema Nervioso Central, cuya función se verá alterada en mayor o menor medida dependiendo de la dosis que se ingiera.

Psicológicos

Si por algo es conocido el LSD es por los efectos psicológicos que produce entre quienes lo consumen, aspecto que para bien o para mal ha llevado a la droga a ser extremadamente popular entre las personas creativas. Estos efectos suelen comenzar a notarse media hora después de ingerir el tripi y tienen capacidad para notarse durante al menos tres o cuatro horas, aunque de forma frecuente es común notarlos hasta ocho horas con una dosis normal.

  • Alucinaciones visuales y aparición de ilusiones ante el consumidor de manera descontrolada y, ante todo, impredecible. Hay otras drogas que provocan alucinaciones, aunque no tan frecuentemente, como el éxtasis del que puedes conocer todo en este artículo.
  • Cambios en el estado de ánimo: pudiendo pasar de un estado de euforia a la tristeza en cuestión de segundos o viceversa.
  • Placer y relajación en los buenos viajes, así como capacidad para entender la vida y el mundo que le rodea al consumidor. La ketamina también ayuda a tranquilizarse y relajarse, y puedes saber todo sobre ella haciendo click aquí.
  • Claridad mental y motivación ante los problemas.
  • Desconexión de la relaidad.
  • Desaparición de las inhibiciones del día a día.

Físicos

En la mayor parte de los casos los efectos físicos del consumo de LSD vienen precedidos por la manera en la que la droga ha afectado de manera psicológica al consumidor. Se pueden dar algunos efectos físicos como los siguientes, variando mucho de un individuo a otro:

  • Dilatación de las pupilas.
  • Debilidad corporal.
  • Hipotermia.
  • Niveles de azúcar más elevados de lo habitual.
  • Reducción del ritmo cardíaco.
  • Desaparición del apetito.
  • Entumecimiento de los músculos.

Sensoriales

Los efectos sensoriales del LSD trascienden las simples alucinaciones y hacen que la experiencia de los consumidores se materialice de las formas más surrealistas que se puedan imaginar. Los efectos dependen en gran medida de si el viaje es bueno o malo, algo en lo que influye el estado de humor al tomar la droga, el nivel de descanso o elementos circunstanciales que quizá no se hayan tenido en cuenta. Esto se materializa en efectos como:

  • Sensación de que la superficie, el suelo o las paredes, se deforman y se mueven a medida que el individuo las mira o se mueve por ellas.
  • Comprensión del tiempo más allá del tiempo, sensación de estar por encima del paso de los segundos y de los minutos, como si el tiempo se deformara, se repitiera, avanzara y retrocediera al mismo tiempo.
  • Visualización de formas geométricas que se extienden por el campo de visión.
  • Sabor metálico en la boca.
  • Movimiento de objetos y conversión de estos en formas de vida con capacidad para hablar. El mundo inanimado se mueve y desvela un lado del mismo incapaz de ser visto en un estado normal.
  • Capacidad para sentir la música, para entenderla al completo o para conectar con el lado artístico de una manera más cercana.

lsd-2

Consecuencias del LSD

Si se toma en pequeñas dosis y de manera poco prolongada el LSD no deja secuelas. Sin embargo, si se consume en mayores cantidades y por un largo periodo de tiempo, el LSD traerá mayores consecuencias debido a que puede alterar en mayor medida la mente humana. Las consecuencias de su abuso incluyen:

  • Estado de ansiedad. Algunas otras drogas también pueden causar ataques de ansuedad como es el caso de la droga pcp o el speed. Conoce todo del pcp en tiposdedrogas.online/pcp/ y del speed en esta página.
  • Problemas psicológicos que arraigan en el consumidor de forma crónica con paranoias irreversibles que pueden derivar en esquizofrenia.
  • Refuerzo del instinto suicida mediante la idealización de esta acción.
  • Cambios en el comportamiento.
  • Flashbacks: que se dan cuando una vez ha pasado tiempo desde el consumo de LSD se producen recuerdos totalmente reales de esos viajes, lo que lleva a que durante ese periodo de tiempo sea difícil poder concentrarse en la vida del día a día.
  • Riesgos durante los viajes.

Para evitar que las consecuencias de un mal viaje terminen poniendo al consumidor en problemas el consumo del LSD siempre se debe realizar con un copiloto que controle la experiencia y en un entorno asegure la máxima calma posible. También se recomienda hacerlo bajo un estado de ánimo neutral para evitar que el viaje sea terrible.

Vídeo sobre qué es el LSD:

Fuentes y referencias: 

DMCA.com Protection Status