Saltar al contenido
Tipos de Drogas

Drogas psicodélicas-perturbadoras, otra forma de ver el mundo

header-psicodelicas

La búsqueda de un cambio en la percepción de la realidad ha llevado a que la presencia de las drogas psicodélicas-perturbadoras en la sociedad se extienda gradualmente a lo largo de los tiempos. Los consumidores confían en ellas con la intención de abrir su mente a nuevas experiencias, sensaciones e incluso realidades. A lo largo de los tiempos las alucinaciones que generan han tenido serias consecuencias en las vidas de las personas que han experimentado con ellas.

¿Qué son las drogas psicodélicas y perturbadoras?

Estas drogas consideradas psicotrópicos producen alucinaciones, estados en los que las sensaciones que tienen los consumidores se alteran y en las que su propia mente les enseña y envía todo tipo de señales que cambian la forma de percibir el mundo. Sus aplicaciones, efectos y consecuencias son tan complejos y en ocasiones difíciles de explicar que estas drogas también son conocidas con el término de manifestación del alma. Los efectos alucinógenos que producen suelen ser temporales, pero existen riesgos de sufrir daños cerebrales a largo plazo.

Tipos de drogas psicodélicas y perturbadoras

La mayoría de drogas psicodélicas y perturbadoras suelen tener un efecto común, que es alterar el sistema nervioso central, provocando entre otras cosas alucinaciones o ilusiones ópticas. Por lo general trastornan el funcionamiento regular del cerebro, haciendo que la percepción del individuo que las consume se distorsione de forma notable. Las drogas psicodélicas-perturbadoras se pueden clasificar en dos tipos:

  • Alucinógenas
  • Derivados del cannabis

Drogas alucinógenas

Estas sustancias también son conocidas como psicodislépsicos y su mayor efecto es que crean alucinaciones en la persona que las consume. Distorsionan la realidad, creando un estado de conciencia mucho más amplio, lo que hace que el consumidor vea u oiga cosas totalmente inexistentes en ese momento. Son muchas las sustancias que se encuentran dentro de esta categoría, como es el caso del LSD, los hongos o la mescalina, entre otras. Haciendo click aquí puedes saber más sobre la droga LSD.

Derivados del cannabis

Algunas de las sustancias que se denominan derivados del cannabis son la marihuana o el hachís, por ejemplo. Es cierto que también pueden catalogarse como drogas alucinógenas debido a que pueden provocar alucinaciones, delirios o paranoias. Sin embargo, se establecen en un grupo distinto al primero porque todas ellas proceden de esta conocida planta herbácea y tienen otros efectos.

Los efectos de las drogas psicodélicas y perturbadoras

Las drogas psicodélicas y perturbadoras hacen que aumente los niveles de dopamina en el cerebro de tal manera que trastornan el sistema nervioso y provocan efectos variados:

  • Alucinaciones de tipo visual con colores, formas y extraños elementos que acompañan los viajes de LSD.
  • Enfrentamiento con elementos cotidianos del día a día maximizados en cuanto a su relevancia (desde algo que puede gustar hasta algo que se puede odiar)
  • Sensación de flotar y de alcanzar un estado más trascendente que la vida misma.
  • Entender el sentido de la vida y conectar con el universo.
  • Ver los sonidos y escuchar las imágenes.
  • Aliviar dolores
  • Relajarse y olvidar los problemas.
  • Eliminar migrañas.
  • Aumento de energía y resistencia.
  • Mejora del buen humor.

Estos efectos se diferencian de manera notable entre las distintas drogas psicodélicas, variando mucho en base al volumen que se consuma de cada una de ellas. El LSD puede llevar a mantener un viaje durante ocho horas de inmersión o simplemente a potenciar los sentidos y la energía en dosis mínimas. Lo mismo ocurre con la marihuana, aunque sus efectos están más controlados y son más estables con cualquier nivel de consumo.

psicodelicas-2

Ejemplos de drogas psicodélicas y perturbadoras

Aunque son muchas las drogas psicodélicas y perturbadoras que en la actualidad se consumen y se comercializan, no hay duda de que hay dos tipos que son las que se usan con más frecuencia: la marihuana y el LSD. Ambas sustancias pertenecen al grupo de las drogas alucinógenas, aunque siempre ha existido un fuerte debate acerca de si la marihuana es realmente representante de este grupo. Y aunque sus efectos son menores, por su composición la marihuana también se engloba como droga alucinógena.

LSD

El nombre completo de LSD es dietilamida de ácido lisérgico. Es una droga sintética, modificada en un laboratorio a partir de una sustancia natural que en este caso es un hongo llamado cornezuelo, un producto que se puede encontrar en varios tipos de cereales. Su principal efecto es que crea alucinaciones en las personas que la consumen, quienes se embarcan en viajes personales que pueden resultar buenos o malos dependiendo de multitud de contextos, como el estado de ánimo o el entorno.

Los efectos psicológicos que produce son los más representativos de esta droga, aunque siempre va a depender de la cantidad que se consuma. Es común que se produzca también un estado de sinestesia, que es un fenómeno en el cual los sentidos de una persona se desdibujan provocando sensaciones anómalas, como oír colores o ver los sonidos y creer que lo inanimado cobra vida. En cuanto a sus efectos físicos, se puede destacar una mayor sudoración, sequedad bucal, temblores o presentar las pupilas dilatadas, entre otras cosas.

Marihuana

A día de hoy la marihuana es una de las drogas más consumidas en todo el mundo y, a pesar de que en la mayoría de países sigue siendo ilegal, en muchas regiones ya se está legalizando, sobre todo para su uso terapéutico. También se conoce como cannabis y, al igual que el LSD, se trata de una sustancia psicotrópica que puede llegar a provocar alucinaciones, pero en menor medida.

Es una sustancia que puede alterar la mente, provocando que haya una falta de concentración y problemas de memoria, así como también tener dificultades para pensar. Es habitual que las personas que consumen marihuana experimenten una distorsión en cuanto a la percepción del tiempo y puedan sufrir cuadros de paranoias más o menos acusadas dependiendo de la cantidad que se ingiera. Al mismo tiempo proporciona una mayor sociabilidad, relaja, elimina migrañas y ayuda a combatir todo tipo de dolores.

Conoce todo sobre la marihuana en este artículo.

Consecuencias del consumo de drogas psicodélicas y perturbadoras

Tanto con el LSD como con la marihuana no suelen dejar secuelas en consumos aislados y controlados en cantidades moderadas más allá de sus propios efectos que se pueden dilatar en el tiempo durante unas horas. No obstante hay una serie de consecuencias que pueden ocurrir en consumos mayores y habituales:

  • Temblores.
  • Aumento del ritmo cardíaco.
  • Pérdida de la percepción de la realidad.
  • Daños en el cerebro.
  • Cuadros de estrés.
  • Enfermedades psicológicas como la esquizofrenia.
  • Flashbacks en el caso del LSD, que se trata de momentos en los que se reviven los viajes de manera inesperada.
  • Apatía por la vida

Debido a las consecuencias que puede tener el consumo repetido de estas drogas psicodélicas es muy beneficioso aprender sobre ellas y absolutamente nunca consumirlas sin tener conocimiento completo acerca de todo lo que implican durante su consumo y después del mismo. Por ejemplo, aunque la marihuana es más pasiva en cuanto al efecto que produce, el LSD puede acarrear tantos peligros que siempre se requiere que se haga en un espacio controlado y con una persona que vigile al consumidor para asegurarse de que no sufre ningún daño, dado que durante los viajes puede ocurrir cualquier cosa.

Vídeo sobre las drogas alucinógenas:

Fuentes y referencias: 

DMCA.com Protection Status

Drogas psicodélicas-perturbadoras, otra forma de ver el mundo
4.3 (85%) 8 vote[s]