Speed, la droga estimulante que se niega a desaparecer

Speed, la droga estimulante que se niega a desaparecer

El speed es la forma recreativa de las anfetaminas, un tipo de droga ilegal y estimulante que ha tenido presencia en la sociedad desde mucho tiempo atrás. Es conocida coloquialmente como la droga que se niega a desaparecer, dado que aunque tiene bajones de popularidad, sus repuntes de fama son constantes y siempre se mantiene activa entre quienes abusan de este tipo de sustancias. Hay drogas que no estimulan, sino que haces el efecto contrario. Un ejemplo de ello sería el pcp, que consigue evadir de la realidad. Puedes leer todo este artículo de esta droga.

El speed no es el único tipo de droga que tiene efectos de estimulación. También cuenta con ellos la cocaína, de la que puedes tener más información. Otro ejemplo es la cafeína de la que puedes saber más en tiposdedrogas.online/cafeina/.  Otros ejemplos son el éxtasis del que puedes saber más en https://tiposdedrogas.online/extasis-mdma/ e incluso hay un ejemplo de droga legal, la nicotina.

El speed es una de las drogas más consumidas, como la heroína. Pero esta no tiene un efecto estimulante, si quieres saber todo sobre ella, puedes hacerlo en este enlace.

¿Qué es el speed?

De manera técnica podemos decir que la anfetamina en la que se basa el speed es un compuesto de origen sintético que engloba distintas sustancias de origen familiar: metanfetamina, levoanfetamina y dextroanfetamina. Actúa en el sistema nervioso central con un gran nivel de potencia y tiene usos que van desde el médico para tratar problemas como la depresión hasta el deportivo para aumentar el rendimiento atlético. Requiere receta para su consumo en casos avalados por profesionales de la medicina, pero esto no impide que tenga presencia en el circuito de drogas recreativas que causan furor y que crean mayor cantidad de adictos. Se trata de una droga ilegal, de este tipo de drogas puedes continuar leyendo en tiposdedrogas.online/ilegales/.

speed-1

El origen de las anfetaminas

Como en el caso de otras drogas, las anfetaminas se sintetizaron en 1800, más exactamente en 1887. El responsable de conseguirlo fue el químico rumano Lazăr Edeleanu, que no obstante, no profundizó en todos los efectos que podía proporcionar la sustancia. El punto de inflexión en el uso de la anfetamina (conocida originariamente con el nombre de fenilisopropilamina) llegó en 1927, cuando Gordon Alles la volvió a sintetizar y descubrió todas las propiedades de las que disponía. Pocos años más tarde comenzó a utilizarse en términos médicos con distintas finalidades, desde proporcionar descongestión hasta aliviar distintos dolores crónicos. La aceptación de la anfetamina también tuvo un marco protagonista durante la Segunda Guerra Mundial, tratándose de una de las drogas que suministraban los dos bandos a sus soldados.

Los inicios del speed

El speed, como decíamos, es el nombre por el cual se conoce a la aplicación recreativa de la anfetamina, también conocida simplemente con el nombre de anfeta. La manera en la que la droga fue utilizada por los gobiernos en el pasado, sobre todo en la resolución de conflictos bélicos, llevó a constatar por parte de la sociedad que había un claro estímulo en el consumo de la misma. Esto derivó en que se comenzara a sintetizar de manera ilegal en laboratorios de tipo clandestino que se replicaron por el mundo entero. Para su preparación se utiliza anfetamina en polvo combinada con distintos ingredientes añadidos, como es el caso de glucosa o lactosa. A diferencia del consumo de anfetamina, que se realiza en forma de pastilla, el speed es un polvo que se debe esnifar.

Efectos del consumo de speed y anfetaminas

Hay un total de tres contextos en los que esta droga se ha proporcionado y consumido a lo largo de la historia:

  • Uso médico
  • Uso recreativo
  • Uso atlético

Efectos médicos

Hay una amplia serie de problemas de salud que se pueden beneficiar en su tratamiento del uso de anfetamina regulada por un profesional de la medicina:

  • Depresión
  • Dolores crónicos
  • Trastorno hiperactivo y déficit de atención: mejora el desarrollo cerebral y el crecimiento de los nervios para tener funciones internas más adecuadas. Reducción de la hiperactividad, de la falta de atención y de la impulsividad.
  • Narcolepsia
  • Obesidad

En el pasado también se usaba como remedio contra la congestión nasal, pero este uso ha quedado al margen debido a la utilización de otros fármacos más convenientes y con menos efectos secundarios. Esta droga se usa con estos fines médicos, aunque la más usada para ello es la marihuana de la que puedes hacer click aquí y leer todos sus detalles.

Efectos recreativos

Aunque no sepamos lo que lleva el speed nos podemos imaginar que los efectos en el organismo son severos y que si tiene tanto éxito es porque sus aplicaciones recreativas resultan notables. Lo que ocurre al consumir speed es lo siguiente:

  • Aumento del ritmo cardíaco, mayor adrenalina y euforia.
  • Carga de energía adicional en el cerebro.
  • Ganas de hablar sin descanso.
  • Aumento de la confianza y seguridad en sí mismo.
  • Reducción del apetito.
  • Aumento de la temperatura.
  • Reducción del sueño.

Efectos atléticos

Muchos deportistas han tenido problemas y sufrido descalificaciones debido al consumo de esta droga en sus pruebas más complejas debido a los efectos que causa:

  • Aumento del rendimiento: permitiendo que se alcancen los niveles máximos de resistencia del cuerpo.
  • Mejora de la sensación de alerta: lo que da la oportunidad de rendir a mayor nivel al enfrentarse con rivales que no han tomado drogas.
  • Fuerza aumentada en los músculos, mayor aceleración en velocidad y superioridad atlética.
  • Mejora del tiempo de reacción.
  • Acceso a la capacidad de energía de reserva del cuerpo a la cual no se puede acceder de forma normal.

speed-2

Consecuencias del consumo de speed

Se pueden detallar distintos niveles en los que dividir las consecuencias que produce el consumo de speed, importando de forma notable si el uso es esporádico, prolongado o si se ha caído en la adicción.

Consecuencias a corto plazo

Las sensaciones de euforia y de sentirse bien se ven complementadas con efectos negativos que pueden ocurrir de manera simultánea a los demás efectos o posteriormente a ellos. El comportamiento de la droga dependerá del consumidor, pero se podrán dar este tipo de problemas:

  • Vómitos.
  • Ataques de ansiedad, confusión y paranoia. No es la única droga que puede provocar ataques de ansiedad, también puede ser consecuencia del consumo de lsd. Lee esta página sobre ella.
  • Vista borrosa y pupilas dilatadas. El consumo de la ketamina también puede derivar en una vista borrosa. En este link tienes toda la información de la ketamina.
  • Dolores musculares.
  • Ritmo cardíaco anormal.
  • Presión sanguínea irregular, tanto alta como baja.
  • Temblores
  • Irregularidad al orinar: se puede producir tanto la situación de no poder hacerlo como el hacerlo sufriendo un intenso dolor.
  • Movimiento compulsivo.

Consecuencias en sobredosis o adicción

La adicción supone tener que aumentar de manera progresiva la cantidad de speed que se consume, dado que el cuerpo desarrolla resistencia a la droga de forma muy rápida. Los efectos a largo plazo pueden ser terribles tal y como se detalla en esta lista:

  • Colapso circulatorio: con la posibilidad de que se produzca una situación en la que todo el sistema circulatorio del cuerpo falle de manera simultánea.
  • Hemorragia cerebral
  • Shock cardiogénico
  • Síndrome serotoninérgico
  • Insuficiencia renal
  • Hiperpirexia
  • Edema pulmonar.

La adicción al speed

Al tratarse de una droga adictiva a la cual el organismo se hace resistente, los efectos nocivos de la misma cada vez son mayores debido a que se requiere aumentar la cantidad de las dosis. Se llega a un estado en el cual las anfetaminas se consumen de manera compulsiva, con unos periodos de tiempo de resistencia entre dosis y dosis que se terminan reduciendo a plazos de 24 horas. Los efectos secundarios afectan al grueso de los consumidores y se alargan de forma permanente aún después de haberse pasado los efectos iniciales de la droga. En cualquier caso, la gravedad de los efectos secundarios afecta más o menos dependiendo de dos factores: la cantidad de tiempo que se lleva enganchado al speed y la edad de la persona que lo consume. Sin embargo, hay drogas que no son tan adictivas. Por ejemplo, el popper, del que puedes leer este artículo.

Vídeo sobre los efectos del speed:

Fuentes y referencias: 

DMCA.com Protection Status